fbpx

Lean Startup

Crea el servicio o producto adecuado, cuando tu cliente lo necesita

Lean startup es la metodología por excelencia para crear empresas. Lean Startup, utilizado de forma mayoritaria por emprendedores, pero cada vez más también por empresas consolidadas, permite evolucionar una idea de negocio y lanzar productos y servicios al mercado reduciendo el riesgo y el fracaso.

Partiendo de una idea, Lean Startup facilita el desarrollo de productos y servicios de forma ágil, reduciendo el riesgo y las posibilidades de fracaso asociado a la puesta en funcionamiento de una idea de negocio.

La metodología Lean Startup fue desarrollada por Eric Ries y publicada a través del libro “The Lean Startup” en el año 2011.

Uno de los principios básicos de la metodología Lean Startup se fundamenta sobre la premisa de que las ideas de negocio tienen asociado una alta incertidumbre durante la fase de lanzamiento del producto o servicio al mercado.

Partiendo de la alta incertidumbre asociado a un proceso de lanzamiento de un producto o servicio, la metodología Lean Startup se apoya en el ciclo de “crear – medir – aprender”.

¿Qué es Lean Startup?

Aquí puede leer más sobre el libro:

«The Lean Startup: El libro para aprender a crear startups»

Hipótesis dentro de la metodología Lean Startup

Hipótesis: Suposición que hacemos las personas, basándonos en nuestro conocimiento o creencias en un momento determinado

Para ello, el método Lean Startup propone que cualquier emprendedor o innovador con una idea empresarial, en un primer momento debe generar una propuesta de valor (el producto o servicio que quiere vender) y asumir que muchos de los elementos de su idea de negocio inicial pueden ser hipótesis.

Hipótesis: Suposición que hacemos las personas, basándonos en nuestro conocimiento o creencias en un momento determinado.

Para ello, es importante destacar que un principio básico para aplicar Lean Startup con éxito consiste precisamente en definir las hipótesis más arriesgadas asociadas a nuestra idea de negocio y testearla en el mercado de forma rápida y económica.

Si creas una empresa sobre unas hipótesis que no has validado, los cimientos de tu empresa serán muy débiles, al mínimo error tu idea de negocio será un fracaso.

Por lo tanto, como emprendedor o innovador, tu cometido para evolucionar tu idea de negocio y convertirlo en una empresa rentable, consiste en generar experimentos de forma ágil, acortando al máximo los ciclos de desarrollo de tu producto.

Un principio básico de la metodología Lean Startup es que cualquier emprendedor e innovador debe estar en contacto con el mercado de forma continua, para aprender lo que realmente demanda el cliente de forma directa.

Bien, asumiendo que nuestra idea de negocio puede contener un número indeterminado de hipótesis, lo que plantea la metodología Lean Startup es que avancemos en el proceso de crear nuestra empresa generando experimentos.

Estos experimentos, apoyándose en el ciclo “crear-medir-aprender” nos permitirán validar o descartar nuestras hipótesis iniciales y con ello avanzar en la dirección adecuada reduciendo de forma drástica el riesgo asociado a la creación de una empresa.

Experimentos aplicando Lean Startup

Sobre estos principios, la metodología Lean Startup es de aplicación principalmente para startups tecnológicas, es por ello que ha sido ampliamente aceptada y usada por emprendedores en todo el mundo.

Pero también es cierto que los fundamentos del método Lean Startup permiten que sea de aplicación para crear empresas no tecnológicas debido al enorme valor que le aporta a un emprendedor que crea una empresa con un conocimiento reducido de su sector o de su negocio.

También es importante mencionar que la metodología Lean Startup tiene un aporte considerable en empresas consolidadas. Principalmente debido a la rapidez de los avances tecnológicos y la evolución constante de los consumidores.

Alta Incertidumbre

Los avances tecnológicos, aparición de nuevos modelos de negocio y evolución impredecible de los consumidores y clientes implica la aparición de una alta incertidumbre en los modelos de negocio de las empresas consolidadas, es por ello que la metodología Lean Startup aporta una capacidad considerable para cualquier empresa para aprender del mercado, de forma rápida y económica.

Uno de los principios básicos de la metodología Lean Startup es la alta incertidumbre a la que se enfrenta las empresas y startups a la hora de lanzar un proyecto innovador al mercado.

Otro de los principios básicos de la metodología Lean Startup está relacionada con los experimentos.

Para evolucionar nuestras ideas innovadoras y crear una propuesta de valor diferenciada y un modelo de negocioestable, debemos generar experimentos que nos permitan aprender lo que realmente demanda el mercado y los clientes.

Estos experimentos, como su propio nombre indica, son pruebas de concepto, que, poniéndolos en manos de los clientes y del mercado, nos permitirán conocer exactamente cuales son las demandas del cliente.

Con los resultados que obtengas de los distintos experimentos que lleves a cabo, podrás aprender y definir de forma más precisa cual la propuesta de valor ideal para lanzar al mercado y definir tu modelo de negocio.

Los experimentos que lleves a cabo pueden tanto confirmar tus hipótesis iniciales, es decir, confirmar que tus suposiciones son ciertas o por el contrario, confirmar que tus hipótesis iniciales eran erróneas.

Si aplicas la metodología Lean Startup de forma correcta y has generado experimentos con el menor coste posible (tanto en tiempo dedicado por ti o por tu equipo y en presupuesto invertido), ambos resultados son positivos.

Si los resultados de los experimentos son positivos, has aprendido de forma rápida (has invertido menos tiempo que siguiendo el camino más tradicional), por lo tanto, has reducido tu riesgo al invertir menos tiempo y dinero.

Experimentos

Aprendizaje Validado, la brújula de la metodología Lean Startup

Si, por el contrario, el resultado de tus experimentos es negativo, también has aprendido de forma rápida y además, el riesgo que has asumido es muchísimo menor porque has invertido menos tiempo y dinero en aprender que tus hipótesis iniciales eran erróneas.

En ambas situaciones estas de enhorabuena, has aprendido más rápido y más barato lo que quiere el cliente y lo que demanda el mercado.

A ese aprendizaje es lo que llamamos en la metodología Lean Startup “aprendizaje validado.”

Posteriormente, con el aprendizaje validado, podremos construir un producto más elaborado, incluyendo de forma incremental las funcionalidades que nos demande el mercado.

Para ello, los experimentos y los productos y servicios que debes llevar a cabo, tienes que desarrollarlos bajo la filosofía Lean Manufacturing, es decir, con el menor desperdicio posible.

Lean Startup se trata de una metodología de gran utilidad para desarrollar productos y servicios, principalmente innovadores y tecnológicos, pero también de aplicación para otro tipos de productos y servicios.

¿Para qué generar un producto con multitud de funcionalidades si es posible que el cliente no las use o peor aún, no compre tu producto porque no encaja con sus necesidades?

Partiendo de una idea de negocio innovadora, crear una empresa y lanzar un producto o servicio exitoso al mercado es un proceso largo y costoso. Y además la tasa de éxito, es decir, las posibilidades de fracaso son considerables.

¿Realmente quieres arriesgarte? ¿Vas a dar por supuesto que sabes todo del mercado y sobre tu cliente? ¿Vas a dedicar meses de trabajo para crear un producto o servicio y después descubrir que el cliente no lo compra?

Fracaso

El lanzamiento de un producto o servicio al mercado y posteriormente crear una empresa es un proceso complejo y lleno de enormes dificultades.

Mi recomendación para cualquier emprendedor o innovador es que aplique la metodología Lean Startup para reducir la tasa de fracaso y con ello poder tener éxito a la hora de crear una empresa.

Podríamos decir que Lean Startup nos ayuda a definir las hipótesis más arriesgadas de cualquier idea de negocio y startup, plantear, diseñar y llevar a cabo los experimentos que debemos utilizar para aprender lo que demanda el cliente y el mercado.

Posteriormente, Lean Startup nos permite crear un producto y servicio innovador de la forma más económica posible y con la menor inversión de tiempo posible, para con ello, diseñar e implementar un modelo de negocio repetible y escalable.

¿De dónde proviene la metodología Lean Startup?

La metodología Lean Startup como tal, comenzó a ser famosa gracias a la publicación del libro “The Lean Startup” escrito por Eric Ries.

En este libro, Eric Ries desgrana los principios básicos de la metodología Lean Startup, explicando con detalle los fundamentos para crear startups con éxito.

En el libro, se desgrana el ciclo “crear-medir-aprender” y se define conceptos como aprendizaje validado, experimentos, producto mínimo viable, pivote, contabilidad de la innovación, etc.

Aquí puedes leer más sobre el libro: «The Lean Startup: El libro para aprender a crear startups»

Una startup es una organización de personas que buscan desarrollar un producto o un servicio, consolidar un modelo de negocio repetible y escalable, resolviendo un problema de forma innovadora y que por norma general se apoyan en el uso de la tecnología.

El termino startup ha ido cogiendo mucha transcendencia en el mundo empresarial y en la sociedad también, principalmente impulsado por los grandes cambios que vienen sucediendo en el mundo.

Algunos de los elementos que han influido en dichos cambios, pueden ser el gran avance de la tecnología, la evolución de internet y las comunicaciones, la hiper-globalización y la rápida adaptación de los consumidores a las nuevas tendencias.

Estos elementos y muchos otros, han hecho que las startups estén cada vez más presentes en ámbitos empresariales debido a la necesidad de impulsar nuevos modelos de negocios y soluciones a las demandas latentes.

Es posible que una startup este constituida como una empresa (como sociedad limitada, sociedad anónima o parecidas según la legislación de cada país), e incluso puede considerarse que no es necesario estar constituido como empresa de forma oficial para considerar una iniciativa emergente como una startup.

Lo que si es intrínseco a una startup es que se maneja en entornos de alta incertidumbre y que su cometido consiste en encontrar un negocio escalable que le permita crecer y establecerse como una gran empresa.

¿Qué es una startup?

Es por ello, que teniendo en consideración los entornos de alta incertidumbre característicos de una startup, la aplicación de la metodología Lean Startup es tan recomendable, e incluso te diría que obligatorio.

Por lo tanto, una startup es una empresa emergente, que busca el diseño e implantación de un modelo de negocio repetible y escalable para establecerse como un negocio rentable.

Para ello, mediante la aplicación de la metodología Lean Startup, la startup ira generando experimentos y productos mínimos viables que le permitan avanzar en el diseño y validación de su modelo de negocio hasta convertirse en una empresa estable.

Hay varios elementos que podemos considerar relevantes para considerar que un proyecto empresarial es una startup.

Es una opinión bastante generalizada de que para considerar un proyecto empresarial como una startup debe estar fundamentada para la generación de un modelo de negocio escalable.

Las startups como tal, trabajan para desarrollar un producto o servicio que pueda solventar un problema o cubrir unas necesidades existentes en el mercado y para ello se apoyan por norma general en nuevos modelos de negocios asi como en tecnología.

Es importante destacar que una startup no tiene porque ser precisamente una empresa tecnológica en el sentido más estricto, es decir, no necesariamente tienen que desarrollar una nueva tecnología (micro-procesadores ultra rápidos a base de agua por ejemplo), si no que también podemos considerar iniciativas empresariales que se apoyan en la tecnología para considerarlas como startups.

El objetivo de la startup, viene marcado fundamentalmente por la visión para generar un producto o un servicio (una solución en definitiva) para un cliente determinado en el mercado.

Para ello, la startup debe trabajar para en generar una solución que encaje con las necesidades del mercado y debe validarlo con pruebas fehacientes (aprendizaje validado) de que tiene entre manos un modelo de negocio repetible y escalable.

Para definir su mercado, la startup tiene varias alternativas, pudiendo orientarse a mercados ya existentes (generar una nueva solución para un mercado ya existente) o incluso generar una solución para un mercado completamente nuevo.

Modelo de negocio escalable y tecnología

¿Startup para siempre?

Como ya comenté antes, el objetivo de una startup es encontrar un modelo de negocio repetible y escalable, teniendo en cuenta que se mueve en entornos de alta incertidumbre debido al número de hipótesis y dudas que tenemos en nuestro modelo de negocio.

Y como ya he comentado antes que la incertidumbre implica un alto riesgo y un alto porcentaje de fracaso.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que como emprendedores, queremos crear un negocio rentable, podemos decir sin miedo a equivocarnos que el objetivo de una startup es dejar de ser una startup.

Es decir, el objetivo de una startup es encontrar una propuesta de valor y un modelo de negocio aplicando la metodología Lean Startup, a mi juicio estable en un primer momento y escalable y repetible en una segunda fase.

Pues se consigue testeando y validando las hipótesis de tu modelo de negocio aplicando Lean Startup, generando experimentos que te permitan descubrir exactamente que demanda el mercado y tu cliente y creando el producto/servicio (la solución) que puedas vender en el mercado, obtener ingresos, pagar las facturas y obtener un beneficio.

¿Y eso cómo se consigue?

El dinero en una startup

Como ya he comentado en alguna ocasión, una startup tiene bastantes similitudes con una empresa, por ejemplo en materia económica.

Al igual que una empresa, una startup sigue el funcionamiento empresarial, genera unos gastos para fabricar un producto y ponerlo en el mercado y obtiene unos ingresos por la venta de dicho producto que le permite cubrir los costes y obtener un beneficio.

Pero las startups no tienen ingresos en los periodos iniciales ya que en muchas ocasiones, el producto está en fase de desarrollo o incluso no hay un cliente objetivo bien definido que dificultan mucho la generación de ingresos.

Ya hemos introducido un concepto muy importante y que a veces parece un tema tabú: el dinero.

Aquí quiero dejar claro un concepto que me parece fundamental:

Una startup es una empresa. Una startup es el germen de las grandes empresas, mira Facebook, Amazon . . .

Por lo tanto, otro objetivo de la startup es ganar dinero (a corto o medio plazo), pero en definitiva ganar dinero.

Al igual que una empresa, una startup tiene unos gastos (nominas, alquiler, consumos, etc), debería tener unos beneficios (para eso creas una empresa, no?) y para poder cubrir los gastos y generar un beneficio, debe tener unos ingresos.

Pero claro, aquí es donde viene el principal problema en las fases iniciales de una startup: los ingresos.

Hemos dicho antes que una startup, aplicando la metodología Lean Startup, debe buscar una propuesta de valor (solución=producto o servicio) y un modelo de negocio y precisamente es ahí donde reside el principal problema de las startups.

Si soy una startup y todavía no tengo claro que quiero vender al mercado, me resultara muy difícil generar los ingresos que me permitan cubrir mi día a día.

Crear una startup es muy complejo, sobre todo si no se sigue un proceso claro y estructurado que permita encontrar un modelo de negocio, sostenible primero y repetible y escalable después.

Y además, se le añade una dificultad a mayores, pues en la mayoría de los casos, los emprendedores no disponen de financiación y comienzan en muchos casos con muy pocos recursos.

En la mayoría de los casos, las personas que impulsan una startup son emprendedores innovadores que invierten sus recursos (escasos por norma general) y principalmente aportan a su startup su tiempo, trabajo y conocimientos.

El emprendedor, ante la falta de recursos iniciales, confía en poder encontrar una solución (tecnológica) innovadora e ingeniosa y demostrar mediante sus conocimientos, trabajo y esfuerzo que se trata de un modelo de negocio viable.

En muchas ocasiones, aun procurando invertir lo mínimo posible, es necesario realizar inversiones para impulsar las primeras actividades de la startup.

Inversión en startups

En la mayoría de los casos, esa inversión inicial es aportada por los propios emprendedores, y en algunas ocasiones se complementa esa inversión con el apoyo económico de familiares y amigos, lo que se conoce como la FFF (Friends, Family & Fools)

Aquí es donde entra en juego el capital riesgo en las startups. De forma muy breve, el capital riesgo, como su propio nombre indica es capital que determinadas personas y empresas invierten a riesgo (es decir, con posibilidad de pérdida total), en este caso en startups.

La inversión en startups, como veremos a continuación, es una actividad de altísimo riesgo. Hay que pensar que el porcentaje de fracaso de startups que inicia su actividad es muy elevado, muchas de ellas ni tan siquiera llegando a los 2 o 3 años de vida.

Muchas otras, sobreviviendo y convirtiéndose en lo que yo denomino como “startup zombie”, startups que no han sido capaces de encontrar un modelo de negocio repetible y escalable y que van sobreviviendo, siendo precisamente eso, startups durante mucho tiempo.

La falta de ingresos obliga por lo tanto a las startups a buscar dinero que les permita financiar las fases iniciales de los desarrollos de sus productos o servicios.

En función de la complejidad del producto, la innovación tecnológica que proponga o los cambios de hábitos de consumo que impulse en los mercados, las fases de desarrollo de los productos pueden extenderse meses y en muchas ocasiones años.

Este “retraso” en la generación de ingresos, obliga por lo tanto a las startups a buscar dinero con el puedan cubrir los gastos de la actividad diaria de la empresa y las inversiones necesarias para el desarrollo del producto y/o la tecnología.

En esta situación, existen diversos escenarios que permiten a la startup obtener los fondos que necesitan y que podemos englobar en dos grandes grupos:
– Financiación
– Inversión

Dentro de la modalidad de financiación, se abren a su vez varias alternativas, algunas de ellas alineadas con la idiosincrasia de las startups, como puede ser el crowdlending o incluso el crowdfunding, alternativa que ha resultado de gran utilidad para muchas startups.

La financiación y la inversión en una startup

En el caso de la financiación bancaria, por normal general los condicionantes que imponen las entidades bancarias son difíciles de cumplir por las startups.

En una startup, su mayor valor reside en su capital humano y en el concepto de producto innovador que están impulsado y por norma general no tienen capacidad (bienes, históricos de facturación, avales en general) que puedan utilizar como garantías para la obtención de préstamos bancarios.

Es por ello, que en estas situaciones, donde la startup necesita un apoyo económico para avanzar, se acude por normal general a la inversión.

De forma muy escueta, cuando una startup busca capital en modo de inversión, la forma más habitual de proceder consiste en donde un grupo de personas (o un fondo de inversión de capital riesgo – venture capital) aportan un determinado capital a cambio de obtener un porcentaje del accionariado de la empresa.

Con ello, la startup obtiene los fondos que necesitan para continuar con su desarrollo y los inversores obtienen a cambio de su inversión un % de la startup que les permitirá en el futuro obtener unas plusvalías, bien por revalorización de sus participaciones (más probable) o bien mediante dividendos (menos probable).

Como ya te adelanté antes, el fracaso en las startups es considerable. La estadística nos dice que un número muy elevado de empresas emergentes fracasan.

Entre el 80% y el 90% de las startups fracasan al cabo de 2-3 años.

¿Pero y a que se debe este fracaso tan alto? Bueno, los motivos son muchos y variados, este tema nos daría para escribir como mínimo unos 2 o 3 libros completos, pero por mencionar algunos elementos importantes podemos pensar en:

  • Vender algo que el mercado no demanda
  • Quedarse sin dinero
  • Timing con respecto al mercado
  • Equipo
  • Desconocimiento de lo que es una empresa

Es por eso, la inversión en startups es una inversión de alto riesgo y es por eso que los emprendedores deben ser conscientes de que el riesgo existe y que si quiere aumentar sus posibilidades de éxito, aplicar la metodología Lean Startup (entre muchas otras cosas) es imprescindible.

Si quieres tener éxito con tu startup, aplicar de forma correcta la metodología Lean Startup aumentara sin lugar a dudas tus posibilidades de éxito.

El fracaso en las startups

Startups tecnológicas, ¿si o no?

La eterna pregunta: Debemos crear una startup tecnológica, ¿si o no? ¿Solo podemos considerar una startup si tiene una base tecnológica?

Yo personalmente me quito el sombrero ante cualquier persona que quiere emprender y crear una empresa. Todas las iniciativas empresariales son más que dignas y todas las iniciativas merecen una oportunidad.

Para responder a la pregunta anterior, aquí debemos pensar cuales son nuestros objetivos como emprendedor, como CEO y que tipo de empresa queremos construir. Si queremos construir un negocio rentable, podemos decantarnos por una empresa “normal”. Chapeau.

¿Queremos competir con las grandes empresas? ¿Queremos generar una empresa con todavía más impacto? Claramente debemos comenzar como una empresa emergente, con los pies en la tierra, pero claramente buscar un negocio escalable, y para ello la tecnología es imprescindible.

¿Tú crees que Amazon podría ser la empresa que es hoy en día sin tecnología? Yo sinceramente creo que no. ¿Sabes que Amazon fue una startup? Su primer nombre fue “Cadabra”, su segundo nombre “Relentless” y el tercero y definitivo Amazon.

En apenas 1 año de vida, cambio de nombre 3 veces. Desde su fundación, en 1994 ¡tardo 1 año en vender su primer libro! para posteriormente acabar vendiendo casi de todo, convirtiéndose en lo que algunos denominan hoy en día: el centro comercial online más grande.

Imagina estar un año entero sin vender nada, para que tu primera venta sea un libro (quizás lo vendió por 20$), ¿cuánto ganaría con su primera venta? ¿5- 10$?

Imagínate estar un año entero trabajando para finalmente ganar 5-10$, si eso no es incertidumbre y riesgo… no se que otro ejemplo puede reflejar mejor esos conceptos.

Bien, volviendo al tema que nos ocupaba, por lo tanto, teniendo en cuenta el concepto startup y el tipo de empresa que queramos crear, pues debemos tener en consideración si debemos tener en cuenta la tecnología como un elemento principal o secundario.

También debemos ser conscientes que en función del tipo de empresa que queramos alcanzar, eso también tienen implicaciones importantes si queremos captar inversión de inversores (Business Angels o Capital Riesgo)

El modelo de negocio se trata de una representación abstracta de una organización, bien sea una startup o una empresa. Un buen modelo de negocio, en esencia, debería reflejar como una organización crea, entrega y captura valor en el mercado.

Los modelos de negocio son usados para describir y clasificar negocios, especialmente aquellos proyectos en fases tempranas (startups) pero cada vez se aplica más en empresas consolidadas para evaluar y mejorar el comportamiento de los negocios ante escenarios cambiantes del futuro.

Por lo tanto, en el modelo de negocio, debería verse reflejado nuestra propuesta de valor, nuestro público objetivo, etc

Modelo de Negocio

¿Qué es un modelo de negocio?

Todo emprendimiento exitoso parte de una gran idea.

Sin embargo, la idea en sí misma no es suficiente para garantizar el éxito y además es necesario tener en cuenta que poner en marcha una idea empresarial no resulta nada fácil.

Es por eso que es importante tener una estrategia clara para definir correctamente nuestra idea de negocio y ponerla en funcionamiento de la mejor forma posible.

Y para ello el Lienzo Modelo de negocio es la herramienta perfecta para trabajar sobre la conceptualizacion de tu empresa.

El modelo Canvas es un sistema que permite llevar a cabo la descripción de un plan de negocios de forma rápida y visual.

Se trata de una herramienta de gestión estratégica que te permitirá hacer una reflexión y un análisis previos sobre tu idea, para luego desarrollar tu modelo canvas en forma rápida y sencilla.

La mayor de sus ventajas radica en la posibilidad de tener una visión global de todos los aspectos que conforman tu empresa y/o startup, plasmados en una sola hoja.

Un modelo de negocio define como una organización crea, entrega y captura valor.

A esto podemos sumarle la oportunidad de ir realizando modificaciones a medida que avanzamos en el análisis y definición de tu modelo de negocio.

Utilidad Lienzo Modelo de negocio

En el caso de Startups o nuevos proyectos para empresas ya asentadas, el modelo de negocio es de gran utilidad para establecer la base de un nuevo proyecto e identificar de manera rápida y visual cuales son las hipótesis más arriesgadas de todo el modelo canvas y salir a testarlo con el entorno real antes de escribir un plan de empresa.

También es de gran utilidad para empresas ya establecidas con un modelo de negocio establecido para introducir innovaciones en su producto/servicio o mejorar el funcionamiento de algunos aspectos clave del negocio, como, por ejemplo:

  • introducir un nuevo segmento de clientes,
  • introducir una mejora en nuestra proposición de valor
  • “subcontratar” una actividad clave a un colaborador con el objetivo de reducir costes.

El Business Model Canvas vio la luz por primera vez gracias a su creador Alexander Osterwalder e Yves Pigneur, quienes lo presentaron en su libro Business Model Generation (2010) con la colaboración de 450 expertos.

¿De dónde surge el Business Model Canvas?

Utilidad Modelo de negocio

Es una herramienta de gran utilidad tanto para emprendedores, autónomos, pymes e intra-emprendedores para conceptualizar y resumir de un solo vistazo los aspectos más relevantes sobre una organización o empresa a la hora de crear un nuevo producto/servicio.

También es una herramienta de gran utilidad para seguir el recorrido adecuado para validar las hipótesis más arriesgadas del modelo de negocio en cuestión tal y como defiende Steve Blank.

Componentes de un lienzo modelo de negocio

Ahora que ya conocemos los fundamentos del modelo canvas, veamos más en detalle el lienzo business model canvas.

El Modelo canvas está compuesto de 9 bloques con distintos apartados interrelacionados entre ellos que cubren todos los aspectos básicos de un negocio.

Vamos a desgranar cada uno de ellos.

¿Cómo hacer el modelo de negocio? Modelo Canvas explicado paso a paso

En esencia, el Business Model canvas te permite asentar tus ideas sobre un medio visual, identificar tus hipótesis más arriesgadas sobre tu modelo de negocio, testar dichas hipótesis mediante el uso de los productos mínimos viables y cambiar las hipótesis erróneas por hechos reales o por nuevas hipótesis que debemos evaluar.

Te explicare brevemente como hacer un modelo de negocio:

  • Primero: Vete a nuestra sección recursos y descarga el Lienzo Modelo Negocio, imprímelo en gran formato (A3) y pégalo en la pared de tu oficina, consigue un buen puñado de post-its y un rotulador.
    Es lo máximo que necesitaras para las próximas semanas.
  • Segundo: Intenta describir tu modelo canvas en menos de 3 min de manera concreta y concisa pasando por cada uno de los apartados que componen el modelo de negocio.
    Si es la primera vez que te enfrentas a la definición de tu modelo de negocio es de suponer que no dispondrás de una información muy precisa y que la mayoría se trataran de hipótesis.
    Una vez que has hecho esa rápida descripción, diseña el modelo de negocio cubriendo el Business Model Canvas bloque a bloque. Yo te recomiendo el siguiente orden:

1º Propuesta de Valor y/o Segmentos de Clientes

2º Canales

3º Relación con Clientes

4º Ingresos

5º Actividades Clave

6º Recursos Clave

7º Socios Clave

8º Y ya por último Costes

  • Tercero: Una vez realizado tu primer Lienzo modelo negocio, deberás identificar tus Hipótesis más arriesgadas, aquellas que, en caso de no poder confirmarse, echarían por tierra todo tu modelo canvas y salir a testarla lo antes posible.
  • Cuarto: Cuando vuelvas a tu oficina tras testear tus hipótesis más arriesgadas, tacharas las hipótesis que eran erróneas y escribirás los hechos validados en unos nuevos pots-its en cada apartado correspondiente.

 

Esta metodología te permitirá reducir riesgos lo máximo posible, no desarrollar un producto/servicio que nadie quiere, identificar tu segmento de clientes, que aspectos valoran más o menos de tu proposición de valor, etc.

Si sigues está metodología deberías poder obtener un modelo de negocio robusto y contrastado en poco tiempo. También te permitirá evaluar y seguir el aprendizaje sobre tu modelo de negocio.

Ahora que ya conocemos los fundamentos del Business Model Canvas, conocemos los elementos que conforman el lienzo modelo negocio canvas y además conocemos como aplicar paso a paso el Modelo Canvas va a conocer más en profundidad los distintos tipos de Modelos de Negocio que existen.

Lo primero que podemos comentar es que existen muchos tipos de modelos de negocio. La irrupción de las nuevas tecnologías y sobre todo de internet ha impulsado la generación de muchas tipologías de modelos de negocios.

También por ejemplo el comercio electrónico ha dado pie a nuevos tipos de modelos de negocios, pero también afecta de pleno a los modelos de negocio tradicionales ya consolidados. Que se lo digan sino al modelo de negocio de la empresa Blockbuster.

Vamos a ver algunos ejemplos de modelos de negocios con influencia digital:

Tipos Modelos de Negocio

Ejemplos Modelo de Negocio

Ahora que ya conocemos el Business Model Canvas en profundidad, vamos a ver algunos ejemplos más de modelos de negocio.

Ejemplos modelo de negocio: DollarShaveClub

Un ejemplo de creación de nuevos modelos de negocio es Dollar Shave Club. Esta startup, basa su novedoso modelo de negocio en que mediante el pago de una cuota mensual, la empresa envía al cliente un paquete con todo lo necesario para afeitarse durante un mes (disponen de diversos packs en función de las necesidades.)

Por lo tanto, han pasado de un modelo de negocio bajo demanda (el usuario acudía a un punto de venta para comprar los recambios de la maquinilla) a un modelo de suscripción, donde el usuario, mediante un pago recurrente, recibe cómodamente en su domicilio lo necesario para su afeitado. Ese sustancial cambio, permite a la startup disponer de un modelo de ingresos recurrente y predecible (conocen datos del cliente y su carencia para comprar maquinillas). También permite un ahorro en publicidad y un ahorro en distribución e intermediarios.

Esta startup, ha sido adquirida recientemente por Unilever, para explotar su base de datos y para plantarle cara a su competidor: Gillete

Ejemplos modelo de negocio: Airbnb

AirBnb se ha convertido en la plataforma líder a nivel mundial en alquiler de alojamientos.  Esta empresa tecnológica (recordar que no tiene ni una sola habitación para alquiler en propiedad), tiene una valoración muy elevada, superando a su competencia directa como Marriott International (con presencia mundial, más de 5000 hoteles,  1,1 mill habitaciones, más de 151.000 empleados, con marcas reconocidas como Ritz…)

Lo curioso de este modelo de negocio es que se basa en gestionar información y no inmuebles, ese es sin duda uno de los motivos del potencial de este modelo de negocio.

Quien le iba a decir a Marriott Internacional hace unos años que una página web sin habitaciones en propiedad seria su competencia y que además, le superaría en valoración. Seguramente nadie pensaría que eso era posible. Todo reside en el modelo de negocio de Airbnb y el cambio en las reglas de juego.

Innovación Modelo de Negocio: ¿Cómo innovar con el Business Model Canvas?

Por todos es sabido que un objetivo prioritario de cualquier empresa es mantenerse en el mercado a medio/largo plazo.

Y para ello, las empresas sin importar el tamaño recurren a las metodologías más innovadoras para generar nuevos modelos de negocio (nuevos productos) o bien alargar la vida de sus productos actuales.

El final de las ventajas competitivas: La solución a través de la Innovación en Modelos de Negocio

En todas las ocasiones que trabajo con empresas y corporaciones para ayudarles a impulsar la innovación en modelos de negocio, siempre hago mucho hincapié en que las ventajas competitivas a largo plazo ya no existen.

Todos coincidimos en que las empresas en la actualidad, deben explotar las ventajas competitivas que disponen y rápidamente seguir buscando otras nuevas.

Ese es el principal problema al que se deben enfrentar las empresas establecidas, como afrontar a la vez, la explotación de un modelo de negocio actual con la búsqueda de un nuevo modelo que garantice la viabilidad de la empresa a largo plazo.

Circula la creencia de que las empresas deben parecerse más a las startups. Estoy parcialmente de acuerdo, pero, ¿Cómo debe actuar una empresa establecida con un negocio que explotar como una startup?

Siempre estamos diciendo que las startups no se gestionan como las empresas, ¿por qué decimos que debemos gestionar la empresa como una startup? No tiene sentido, lo que deben hacer las empresas es desarrollar nuevos modelos de negocio y para ello aplicar técnicas más propias de las startups.

Las grandes empresas NO son startups. La más que acertada distinción que realiza Steve Blank entre la “búsqueda” y la “ejecución” de un modelo de negocio es la más sencilla afirmación para entender cómo deben comportarse las empresas y las startups en función de su situación particular.

Por lo tanto, para las empresas, todo gira en torno a cómo deben buscar nuevos modelos de negociod mientras ejecutan y supervisan los modelos de negocios ya establecidos.

La combinación de ambas facetas (búsqueda vs ejecución) es la que definirá lo rentable que es una empresa en la actualidad y las posibilidades de supervivencia que tendrá en el futuro.

Por lo tanto, las empresas deben tener un mix balanceado de productos con una demanda establecida en el mercado así como de nuevos productos para los que buscar un modelo de negocio rentable. Los productos deben ser gestionados de manera correcta en función de sus necesidades (búsqueda vs ejecución).

Un ejemplo de cómo innovar el Business Model Canvas: Philip Morris International

Un ejemplo de la aplicación de la innovación en modelos de negocio en empresas y corporaciones es la multinacional Philip Morris Internacional, conocida por sus siglas PMI, con la que hemos trabajado para ayudares a desarrollar proyectos innovadores.

El reto

El reto de PMI es múltiple. Ante la presión social por un mundo con menos humo y productos más sanos, se suma la revolución digital y el cambio en las relaciones con sus clientes actuales y futuros.

Todo esto, tiene implicaciones muy relevantes para PMI que debe hacer frente a una situación relevante pero muy pocas veces afrontada por las grandes corporaciones.

PMI ha basado su existencia en un modelo de negocio estable, donde su principal producto son los cigarrillos con unos clientes bien definidos e identificados, además con una compra recurrente, ya que por normal general el fumador rara vez suele cambiar de marca de cigarrillos.

El reto de PMI es seguir manteniendo el modelo de negocio actual (que al fin y al cabo es el que permite que la empresa siga funcionando) y además generar uno (o varios) nuevos modelos de negocio que permitan sustituir el modelo de negocio actual cuando quede obsoleto. (1-2-3-4)

Con la aplicación de la metodología de innovación en modelos de negocio, PMI ha desarrollado un nuevo producto denominado IQOS.

Lean Manufacturing

Lean Manufacturing surge en Japón en la década de los 50 de la mano de la empresa Toyota.

En aquella época, Toyota se percato de que para competir en un mercado global debía competir con coches pequeños de bajo coste.

Para ello, diseño e implemento lo que se conoce como el sistema de gestión Just In Time, que es la base de la filosofía Lean Manufacturing, basándose en la siguiente premisa: “producir solo lo que demanda el mercado y cuando el mercado lo demanda”

Hoy la filosofía Lean Manufacturing ha evolucionado y se implementa en múltiples sectores, desde el ya conocido de la fabricación (construcción naval, productos de consumo, etc), en distintas industrias (productos químicos) así como en servicios (salud, aerolíneas, consultoría) y como no en startups (Lean Startup).

La esencia de la metodología Lean Manufacturing tiene como objetivo optimizar y mejorar de forma continua la producción y/o entrega de servicios, eliminando lo que se conocen como desperdicios, ya sea tanto en fabricación y producción como en servicios.

Los desperdicios pueden ser de diversa índole dependiendo del tipo de negocio que nos traigamos entre manos.

De una forma muy genérica, podemos entender el concepto de desperdicio como todo aquello que no genera un valor real y necesario en cualquier proceso de producción y/o entrega de un servicio.

En un proceso más industrial, podemos pensar en un desperdicio como cualquier defecto que se genere al producir un bien físico.

Ese defecto ha de ser correguido en algun momento posterior al de fabricación, para ello habrá que invertir un tiempo y un dinero que genera costes directamente. Luego veremos más tipos de desperdicios asociados directamente a Lean Manufactoring.

Si pensamos en Lean Startup, un desperdicio sería cualquier producto que no cumple con las necesidades del cliente y de forma más conceptual intentamos reducir los desperdicios en la mayor medida posible a base de generar experimentos y prototipos que nos permitan aprender lo más rápido posible lo que necesitan los clientes y por lo tanto reducir los desperdicios lo máximo posible entregando únicamente productos que cumplan con sus necesidades.

Lean Management

Para la aplicación de Lean Management las personas son fundamentales. Hoy en día, en un entorno tan cambiante, las personas de las organizaciones son aquellas que tienen el know-how y el contacto con el mercado y los procesos productivos.

Gracias a su capacidad e implicación seremos capaces de aplicar Lean Manufacturing de forma optima y alcanzar un desempeño de calidad.

Hay muchos ejemplos de empresas que han aplicado Lean Management con éxito.

Un buen ejemplo es la empresa Nike.

Nike ha desarrollado un proyecto de mejora continúa llamado “Culture of Empowerment” que aporta un conocimiento y una experiencia a sus trabajadores y que les permite ser suficientes para mejorar y solucionar cualquier aspecto de sus procesos de producción.

“Culture of Empowerment” aplica de forma óptima la filosofía de Lean Manufacturing trasladando hacia las personas la capacidad para mejorar sus conocimientos y contribuir de forma clara a la mejora de procesos.

Esto permite a la empresa evolucionar sus procesos productivos de forma continua y convertirse en definitiva en una organización más eficiente.

¿En qué consiste Lean Manufacturing?

La filosofía Lean Manufacturing propone por lo tanto analizar y medir todos los procesos relevantes de la empresa para detectar áreas donde se aporta valor añadido y áreas donde se generan desperdicios.

Por lo tanto, como elementos fundamentales de esta filosofía nos encontramos con dos conceptos muy importantes: valor añadido y desperdicio.

Se puede entender el valor añadido como todas las actividades que genera la empresa que le permiten transformar el estado de materia prima así como de servicios y llevarlos a un estado superior y que a su vez sean comprados por su cliente.

Podemos pensar en el desperdicio en precisamente todo lo contrario a la definición anterior.

El desperdicio puede considerarse todo aquello que no aporta valor añadido al producto y/o servicio en cuestión.

Es importante destacar que no todo aquello que no aporta valor debe considerarse inmediatamente desperdicio. Debemos ser capaces de diferencia también aquello que es necesario aunque no genera valor añadido.

Filosofía Lean Manufacturing

La filosofía Lean Manufacuring genera cambios profundos en cualquier organización.

Por ejemplo, imaginemos que una empresa mide la eficacia y eficiencia de sus procesos productivos y decide que su sistema de producción funciona correctamente porque los procesos de fabricación funciona bien, no se genera ningún desperdicio (materia prima no aprovechada por ejemplo) considerable.

Según el sencillo ejemplo anterior, la empresa trabajaría de forma correcta.

Pero la esencia de Lean Manufacturing implica que como organización debemos de pensar si realmente lo que estamos fabricando genera valor o no en el mercado y al cliente.

Es decir, no debemos limitarnos a fabricar un producto de forma correcta sino a fabricar el producto correcto.

Eliminar Desperdicios

Para aplicar la filosofía Lean Manufacturing en cualquier empresa, una de las principales labores que podemos aplicar consiste en identificar los principales elementos que generan desperdicios y reducirlos a la mínima expresión.

Para ello, es importante conocer el tipo de desperdicios que existen y que nos permitirán identificarlos más fácilmente.

Los desperdicios más habituales se engloban en la siguiente categoría.

Mejora Continua​

Está comprobado que las empresas más evolucionadas y adaptadas a las nuevas demandas de los mercados, con la aplicación de nuevos modelos de gestión, tienen un gran valor en el mercado y poseen mayor rentabilidad que las menos evolucionadas.

En la actualidad las empresas tienen cada vez más competidores y a pesar de cumplir con la demanda de los consumidores y tener un producto de calidad, solo el que desarrolle un nuevo y potente producto y con una gran estrategia de posicionamiento y apoyado en las evoluciones actuales de la tecnología (marketing digital y e-commerce) será el que perviva en el tiempo.

Por tanto, sobrevivirán las empresas que mejores modelos de negocio posean y que sean capaces de ejecutarlo con mejores ratios que la competencia.

En este sentido, desde el punto de vista de la empresa, de lo que se trata es de transformar tres áreas clave de toda organización:

  • Modelos de negocio: cómo puede generar dinero la empresa utilizando la lógica y los modelos de negocio de la economía digital o desarrollando nuevos modelos combinados.
  • Experiencia de usuarios: ofreciéndoles más productos y servicios, pero sobre todo, una mejor experiencia, integrando todos los canales y puntos de contacto.
  • Transformar las operaciones de la compañía: que tiene que ver con cómo se modifican los procesos y se prepara a las personas y a los equipos internos para la evolución constante, la mejora de procesos y la incorporación de nuevas tecnologías.

Para poder liderar la evolución de nuestra organización, debemos revisar, cambiar y/o evolucionar los procesos operativos de la organización y, tal vez, también tengamos que desarrollar nuevos productos o reformular los actuales; y definitivamente, tendremos que preparar a líderes, especialistas y equipos para que puedan planear y ejecutar efectivamente la evolución empresarial de la organización.

Para conocer de dónde, a dónde ir o por dónde empezar, un buen ejercicio es conocer el grado de madurez de la propia empresa en materia de gestión y compararlo con el grado de madurez de organizaciones que están liderando los mercados donde opera la organización

Herramientas Lean Manufacturing

Para implementar los principios del pensamiento Lean Manufacturing, existen una variedad de técnicas y herramientas que se muestran en la siguiente imagen, que deben ser utilizadas de forma combinada y durante un periodo continuo de tiempo para obtener resultados tangibles.

Vamos a ver a continuación algunos ejemplos de herramientas Lean Manufacturing:

  • Kanban

El objetivo de Kanban es satisfacer de la mejor manera posible las necesidades del cliente involucrando al proveedor y al propio cliente. Se trata de una forma de control y base fundamental del sistema de producción pull. Puede equipararse con una tarjeta y puede acompañar tanto a productos físicos como ser la propia tarjeta el elemento de control. Moviendo la tarjeta (en un sistema visual) o acompañando al bien físico el sistema sigue funcionando.

  • MUDA (Eliminar)

Ya lo hemos comentado antes, MUDA (o desperdicio) es todo lo adicional que acompaña tanto a equipos, materiales y/o componentes que no aporta valor en un proceso productivo. Existe 7 tipos de desperdicio (sobreproducción, tiempos de espera, transporte, inventarios, procesos, movimientos  defectos de productos).

Publicado por Roberto Touza David

Founder & CEO de Startups.st | Empowering Entrepreneurs & Pushing Ecosystems

Founder ExDis.co | Exponential Disruperts

Robertotouza.com | Emprendedores, Startups y Tech