Pymes

Las pequeñas y medianas empresas, que le dan origen a sus siglas (pymes), son una parte vital de la economía del mundo. En la actualidad, en la búsqueda de ser nuestro propio jefe, muchos emprenden pequeñas empresas que suelen ser grandes fuentes de empleo. Empresas que no solo mueven la economía, sino que promueven la innovación y la competitividad, dando como resultado mejores productos y servicios para el cliente y consumidor.

En España, más de la mitad de las empresas constituidas son pymes, por lo que las políticas económicas están favoreciendo al emprendimiento y la creación de estas empresas. Ahora bien ¿Qué significa pymes? Más allá de su nombre, que nos da información de su tamaño, existen características de una pyme que la definen. Lo primero que debemos saber es qué es una pyme en España y para ello, se toman en cuenta el número de empleados y el volumen de negocio. Considerando esto, la definición de pyme engloba a todas empresas con hasta doscientos cincuenta empleados y cuyo volumen de venta no sea mayor a los cincuenta millones de euros.

Evidentemente, este significado de pyme es variable de acuerdo con el país en donde estés y puede que involucre otras condiciones. Es importante que se definan qué son las pymes porque, legalmente y en su funcionamiento, existen ventajas propias de este tipo de empresas que se dejarían de percibir si pasa a ser una gran empresa.

Tipos de pymes

De manera general, las pymes engloban tres subcategorías, esto nos permitirá saber cuándo una empresa es una pyme:

  • Microempresas. En esta clasificación están todas aquellas empresas cuyo volumen de negocio no supera los dos millones de euros. Muchos incluyen entre las microempresas a los autónomos, por lo que, la empresa puede estar formada por una sola persona o por un máximo de diez empleados.
  • Pequeña empresa. Las empresas pequeñas son aquellas cuyo volumen de negocio no supera los diez millones de euros y tiene menos de cincuenta empleados en planilla.
  • Mediana empresa. Son aquellas que cuentan con menos de doscientos cincuenta empleados y cuyo volumen de negocio no supera los doscientos cincuenta millones de euros.

Otros tipos de pymes

Para esta clasificación se toma en cuenta el acceso a recursos por parte de la empresa. De la inclusión o no de algunos recursos, una empresa puede ser considerada como pyme o no, ya que, la posible inclusión, elevaría el volumen de negocio, haciendo que una pyme pase a ser una gran empresa.

Las empresas autónomas son aquellas que gozan de total independencia, es decir, más nadie tiene participación en ella, ni ella es parte de otra empresa, pero si tuviese alguna participación, no deberá superar el 25%.

Una empresa asociada puede poseer más de 25% del derecho al voto o capital de otra empresa; también se puede dar el caso de que otra empresa posea más de 25% de la pyme. No debe existir un vínculo directo entre las empresas.

Empresas vinculadas. Entre estas empresas se encuentran las franquicias, aunque no es el único caso, y no necesariamente una franquicia debe ser una empresa vinculada. Para que pueda clasificarse como vinculada, una empresa debe satisfacer alguna de las condiciones:

  • Poseer la mayoría de los votos
  • Poder para revocar y nombrar a la mayoría de los directores de la otra empresa
  • Poder ejercer influencia dominante sobre la otra empresa, establecida por contrato
  • Control absoluto sobre los socios o accionistas de la otra empresa

¿Cuándo una empresa deja de ser una pyme?

Es natural preguntarse cuándo una empresa pierde su categoría, no solo cuando una pyme pase a ser una gran empresa, sino lo contrario. La clave para entenderlo es saber que no ocurre de la noche a la mañana.

Como las pymes deben satisfacer condiciones de empleados y de ingresos, el cambio de condición ocurre solo cuando supere los límites establecidos por dos años contables consecutivos. Es decir, si una empresa termina el año con más de doscientos cincuenta empleados y con un volumen de negocio mayor a los cincuenta millones de euros, sigue siendo una pyme, al menos que el próximo año presente el mismo comportamiento.

La consecuencia de esto es que pierde los beneficios de esta condición, ganando los de una gran empresa.

Ventajas y desventajas de las pymes

Aunque ser una pyme tiene sus ventajas, no todo es bueno. Como en cada negocio, las pymes tienen limitaciones como la capacidad de financiación o la competitividad. Conozcamos algunas ventajas:

Ventajas de las pymes

  • Son empresas flexibles. Esta característica le da la ventaja de adaptarse más rápidamente a los cambios del mercado. En algunos casos, esta flexibilidad les permite cambiar su actividad, cosa que no podría ser una gran empresa
  • El trato personalizado y la localidad juega a favor. Las pequeñas y medianas empresas son más cercanas a los mercados locales, lo que les permite gestionar a sus clientes con un trato más dedicado. Esta ventaja se hace más evidente mientras más pequeña es la empresa
  • Un equipo pequeño trabaja más unido. Al ser pocos empleados, se crean vínculos más sólidos y es más sencillo transmitir los objetivos de la empresa hacia el resto del personal. Asimismo, se refuerza la idea de que están construyendo algo juntos y, de existir una buena comunicación, los empleados se sienten parte de las decisiones, lo que supone una motivación intrínseca que los ayuda a hacerlo cada vez mejor
  • Tienen acceso a ayudas y subvenciones. Como comentábamos al principio, una de las grandes ventajas de las pymes es que las políticas económicas las favorecen. Actualmente, en España existen muchas iniciativas de financiación

Desventajas de las pymes

  • Bajo poder de acción ante entornos económicos variantes. Fenómenos como la inflación y la deflación pueden ser letales para una pequeña o mediana empresa
  • Capacidad de negociación limitada. Sobre todo, en lo que respecta a los distribuidores y proveedores
  • No existen muchas fuentes de financiación. Por lo general, el acceso a créditos de una pyme es muy limitado
  • Escasa inversión en innovación y desarrollo y en talento. Aunque la empresa esté en una buena situación, las investigaciones relacionadas con la innovación y desarrollo son costosas. Asimismo, invertir en talento humano de alta calidad puede estar fuera de su presupuesto
  • Dificultad para escalar el negocio. Por las razones dadas anteriormente, no se les hace sencillo recibir la financiación.
  • Dificultad para posicionar una marca, sobre todo, entendiéndolo desde la competitividad con grandes marcas

Ayuda a las pymes

En España, como en el resto de Europa, existen iniciativas para ayudar a las pymes y los emprendedores. En la mayoría de los casos, las empresas participan en iniciativas que se lanzan cada año y que se pueden revisar en la Cámara de Comercio de España o en el portal PYME del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Muchas de estas ayudas son otorgadas por Xpande Digital, InnoCámaras y TicCámaras y las condiciones de las convocatorias varían según sea el caso.

Ejemplos de pymes en España

Aunque las pequeñas y medianas empresas están en todos los sectores de la economía, existen algunos en donde son más notorios.

Por ejemplo, aproximadamente el 80% de todas las pymes se dedican al sector terciario, es decir, al sector de servicios. Alrededor de un 13% de las pymes se dedican al sector de la construcción y más de un 90% de las pymes se pueden categorizar como microempresa.

Publicado por Roberto Touza David

Founder & CEO de Startups.st | Empowering Entrepreneurs & Pushing Ecosystems

Founder ExDis.co | Exponential Disruperts

Robertotouza.com | Emprendedores, Startups y Tech