Cómo hacer un plan de empresa

Una empresa nace a partir de una buena idea de negocio y de una excelente planificación. Si la idea es buena, pero no tiene estructura, probablemente no podremos sumar a los actores clave para que el proyecto tome vida, es por eso que el plan de empresa es importante.

Hacer un plan de empresa dependerá del tipo y de a quién vaya dirigido, esto debido a que se busca satisfacer las expectativas de quien lo lee, destacando los aspectos más importantes para esta persona u organización.

Un plan de empresa es una manera estructurada de presentar una idea y es importante que nos tomemos el tiempo para obtener como resultado un documento que sirva de guía y que sea efectivo para nosotros comunicando nuestros propósitos.

Cómo hacer un plan de empresa

La creación del plan de empresa, como lo mencionábamos anteriormente, dependerá del uso final que se le dé, pero un buen plan de negocio satisface los siguientes puntos de información.

Definición de características de productos o servicios

Todo plan de empresa narra qué es lo que queremos lograr y cómo lo haremos. La definición del producto o servicio es lo que captura el interés del inversionista, socio, u otro agente que lee este documento.

En esta etapa se deben destacar las características que diferencian al producto o servicio de las opciones existentes en el mercado; como emprendedor es importante diferenciarse del resto desde el primer instante. Es de gran utilidad dar contexto sobre las opciones actuales del mercado para que así destaquen las características del nuevo producto.

Es necesario, de la misma forma, que se exprese por qué esas características suponen una mejora competitiva en el mercado. No es suficiente con hacer algo nuevo, si las características añadidas no agregan valor al producto.

En este sentido, el plan de negocio ayudará a internalizar el valor del producto para decidir si en verdad es un proyecto viable.

Esta definición de las características de los productos y servicios debe ser presentada en contraste con el mercado al que queremos conquistar, por eso, es fundamental que se defina el segmento de negocio al que va dirigida la solución.

Análisis de ventas

Una vez que se define lo que se quiere vender y a quién se lo queremos vender, es hora de hablar del potencial del mercado. Con la segmentación previa, es mucho más sencillo estimar qué tanto podemos vender.

En esta sección se incluye el precio propuesto para el producto y se hace una comparación con el precio de los productos similares en el mercado. La estimación de venta debe estar basada en el mercado actual y solo en el segmento en el que se puede vender. Ser muy optimista con un análisis de venta puede ser perjudicial ante la persona u organización que recibe el plan de empresa.

Asimismo, es importante presentar una estimación de ventas a futuro, es decir, se debe mostrar el incremento de ventas proyectado en el tiempo y, de ser posible, las estrategias con las que se logrará este incremento.

Selección de la forma jurídica

Dependiendo del país en donde se registre la empresa, existirán más o menos opciones de forma jurídica. Una vez más, un plan de empresa ayuda a sincerar los objetivos del negocio y, por ende, su tamaño y alcance.

Si el plan inicial es montar una empresa pequeña, probablemente desees darte de alta como autónomo, mientras que si la empresa es más grande deberás elegir entre las distintas opciones de formas jurídicas existentes.

Es importante recordar que la selección de la forma jurídica está estrechamente relacionada con los beneficios que ofrece cada una de ella. Sobre todo, las formas jurídicas para empresas medianas o grandes se diferencian en las responsabilidades sociales y en los requisitos para su constitución; la forma en que tributan puede ser otro factor que considerar cuando se escoge la forma jurídica.

Estudio de la competencia

El estudio de la competencia viene de la mano con el análisis de la venta. Esto debido a que no puedes estimar cuánto vas a vender si no reconoces primero quiénes son los otros proveedores de soluciones de tu producto o servicio.

En esta sección del plan, lo que se busca es la definición de las ventajas competitivas de las empresas y cómo pueden ser mejoradas por este nuevo negocio. Un estudio de la competencia resume las debilidades encontradas.

Es importante que este estudio y, por ende, las mejoras propuestas, sean realistas, pues de este análisis, de la planificación y de la implementación de las estrategias dependerá, en gran medida, el éxito de la empresa.

Estimación las necesidades iniciales de la empresa

Esta parte del plan de empresa se puede resumir con la respuesta a una pregunta: ¿qué necesito para comenzar? Recuerda que las necesidades iniciales de una empresa no contemplan exclusivamente el dinero, sino todos los elementos clave para que funcione de manera óptima.

En esta sección se listan las necesidades estructurales, de capital humano, de tecnología y, por supuesto, de dinero y materia prima. No olvides incluir los requisitos para la constitución de la empresa.

Para hacer una estimación más ajustada a la realidad, es importante que definas una base de cálculo que, por lo general, se expresa en número de unidades a producir. En el caso de los servicios, la base de cálculo puede ser el número de clientes nuevos que se estima tener.

Es importante que, en la estimación de necesidades iniciales de la empresa se contemplen las líneas de expansión, sobre todo, si el crecimiento de la empresa depende de tener más espacio físico.

Análisis financiero

El análisis financiero suele ser un poco más realista que el resto del plan de empresa, esto debido a que en esta sección se plantea qué se tiene y qué hace falta. Asimismo, se estiman los plazos en los que, una posible inversión, se puede recuperar. Sobre todo, a los bancos e inversionistas privados les interesa el análisis financiero de una empresa.

El análisis financiero debe ser eficiente para detallar en qué situación está la empresa actualmente, hasta dónde quiere llegar y cómo hará para lograr el objetivo.

Revisión final del plan

Una vez que las partes principales del plan están desarrolladas, es importante que se revisen para que cada sección esté en armonía con el resto. Un buen plan de negocio debe ser sólido y congruente, debe ofrecer respuestas a todas las inquietudes de quien lo lee.

Es común elaborar un resumen ejecutivo del plan de empresa que se deriva de esta revisión. 

Si deseas iniciar tu plan con una referencia, en Internet encontrarás cientos de ejemplos de planes de empresa con los que puedes guiarte. Mientras más similar sea el producto del ejemplo, más valioso será como referente.

Tipos de planes de una empresa

La clasificación de los planes de negocio depende en gran medida del uso que se le vaya a dar, siendo así, encontraremos estos tipos de planes de negocio.

Plan para empresas que están operativas

Se diferencian de los planes para nuevas empresas en que no hablan de un producto o servicio que se quiere introducir al mercado, sino de uno que ya está en él. El enfoque que se le da a este plan de empresa gira en torno a lo que se ha logrado hasta ahora, la situación de la empresa y los objetivos a futuro.

Plan para nuevas empresas

Este plan satisface todos los pasos de cómo hacer un plan de empresa, pues requiere de la recolección de datos y de la propuesta de una idea de negocio. Este es el plan con el que los nuevos emprendimientos salen a buscar recursos para consolidar la idea de negocio.

Plan de negocios para presentar a inversionistas

Como comentábamos anteriormente, todo plan de negocio debe adaptarse a quien lo va a leer. En este caso, el plan debe responder preguntas como ¿qué se va a hacer con el dinero que se va a prestar? ¿En cuánto tiempo recupero mi inversión? ¿Cuáles son los riesgos? ¿Cuáles son mis opciones para salir de la empresa?

Plan para los administradores de la empresa

En este plan se muestra otra cara de la empresa que no apunta a las finanzas sino al día a día, a la parte operacional. En un plan de empresa para administradores se definen las estrategias, políticas, programas, procesos y presupuesto para sacar adelante la empresa.

Publicado por Roberto Touza David

Founder & CEO de Startups.st | Empowering Entrepreneurs & Pushing Ecosystems

Founder ExDis.co | Exponential Disruperts

Robertotouza.com | Emprendedores, Startups y Tech